jueves, 20 de septiembre de 2012






Ha sucedido antes de lo que esperaba. Os preguntaréis dónde me he metido, por qué nadie ha vuelto a saber nada de los Inquilinos del espejo.  Habría preferido no volver en absoluto. Se estaba bien en la oficina. Incluso el uniforme nuevo con ese cuello almidonado y la corbata de nudo falso eran mejor que esto. Aunque no sabéis qué es esto.

A menudo me habéis oído hablar de mis paseos por el espejo, de mis encuentros con algunos de sus personajes más oscuros y fascinantes. El espejo es un lugar, sí. Aunque yo pienso que el espejo, en realidad, se encuentra en todos los lugares. Yo paseo por allí resguardado el cuello por las solapas anchas de una gabardina con más historias en sus pliegues que la mayor parte de esas personas de las que en ocasiones os hablo.

¿Nunca os ha cruzado por la cabeza la pregunta? Sí, sí. La pregunta. Os quedáis pegados a las letras, a las palabras, y se os pasan los hechos por alto. Sólo hay una pregunta que aún no tenga respuesta ¿Cómo se entra en el espejo? ¿Cómo entra Max en el espejo?

El espejo… No, no me gusta el nombre. Sin duda es adecuado para esas personas demasiado sensibles que dicen hacer el amor cuando hablan de sexo. Pero no es un nombre cierto. El espejo no es un espejo, ni siquiera es un reflejo, aunque allí vivamos todos de una manera o de otra.

Allí, en esa zona oscura de este mundo, en el páramo donde nuestros deseos pasean de la mano de nuestras aberraciones se entra por una puerta.

No, no es gracioso. No se trata de una broma. Es una puerta de madera, pequeña, humilde, con algunas grietas, despintada. La puerta del espejo es a las puertas lo que el Santo Grial a las copas ¿O es que alguien cree que un carpintero judío habría bebido en un goblet de oro y piedras preciosas?

No os molestéis en buscarla, no la encontraréis. Como en las mejores historias antiguas, la puerta aparecerá cuando menos lo esperéis.

¿Qué por qué ibais a buscarla? Es cierto, se acerca el otoño, anochece más temprano, ya no odio a Dios por haber cubierto mi cuerpo de pelo, ahora me abriga en lugar de pegarse a mi epidermis como una sanguijuela. Es verdad que dentro de poco comienzan esas historias fasciculadas que emiten en televisión y que os mantendrán pegados a las pantallas. Venden además palomitas para microondas ¿Quién querría salir en busca de una puerta?

Sin embargo saldréis porque no so quedará más remedio. Saldréis porque de ello dependerá vuestra tranquilidad y la de vuestras familias. Saldréis porque he estado alejado durante todo este tiempo por una razón: Uno de los inquilinos ha desaparecido.

Hace unas semanas Malcom Voice me habló de ello. Ese chiquillo chillón que consigue sacarme de quicio aunque camine ahogado en whisky me dijo que ella había abandonado el edificio. No le presté atención. Creedme, nadie quiere hacerle caso a un mocoso que lloriquea sin cesar, como este. Además ¿A quién le importa una vieja que cree en monsergas de sanación?

Por la mañana no me pareció tan divertido. Remedios Vega ha salido del espejo por una de las puertas. Es una mujer inofensiva que sólo quiere recuperar lo que sus hijos le robaron. No hay peligro.

Pero ¿Y si los otros encuentran alguna de las puertas? Las hay por docenas. En cada apartamento una. Puertas con pasillos interminables, puertas de metal, de madera, de plástico; puertas disimuladas, puertas. En el mundo del espejo todo sucede después de atravesar una puerta.


Entonces se abrió la puerta del despacho de Alexander y una secretaria humana la hizo pasar.

Una decena de octogenarios, quizá más, sentados en dos hileras rígidas que conectaban la pared del fondo con la puerta miraban, o no, la pantalla.

Mientras hablaba, apoyaba todo su peso contra la hoja de madera. Incluso tuvo la idea de que quizá se abriese hacia adentro y la atrajo hacia sí. Pero se había anquilosado como una estatua gigante.
El peligro verdadero se encontraba tras la puerta. Desde el parvulario, los chicos más mayores se entretenían explicando a los más pequeños que detrás de las tablas mal clavadas se escondía un monstruo.

De manera vaga le preocupaba que la becaria esperase aún en el portal. Quizá se había marchado a casa ¿cuánto tiempo llevaba él arriba?


Una habitación de hotel como tantas otras. Eso le había parecido cuando por fin fue capaz de abrir la puerta.

Había citado a su abuelo en la puerta del parque. Esa vez pagaría ella la entrada, le abrazaría en cuanto le viera, no retendría las lágrimas.


Habían previsto las puertas necesarias para emergencias de cualquier tipo, concebidas como puertas de salida, claro. Pero si ellos podían salir, los huecos podrían entrar. Y entraron.


Nueve puertas por las que entrar o por las que salir. Y hay una única manera de sellarlas todas: desde dentro.


read more "Tras las puertas"

lunes, 10 de septiembre de 2012



Pues sí, ya he vuelto de las vacaciones. Mi jefa me tiene hasta la coronilla con lo del cambio de hábitos. Para empezar me ha comprado uniforme. Ella sabrá por qué, si aquí trabajo yo solo. En fin, mujeres.

Y como regalito de bienvenida me ha dejado un post it rosa para que de el resultado del concurso.

¿Es que creía que alguien se iba a acordar de ese concurso durante el mes de agosto? ¡Venga, hombre! Hace falta valor. 

En fin. He mirado el correo y me he encontrado con una sola respuesta, y además incorrecta.

La jefa me va a matar, pero ya le pueden dar tila. Yo digo que se amplía el plazo. A ver si hay suerte y se anima alguien más.

Aquí os dejo los acertijos. Si para el 20 del corriente no tengo respuestas correctas, sorteo los muñecos vudú esos que se le han ocurrido a la doña (que ya le vale. Si hubiesen sido botellas de whiskey otro gallo nos cantaría todos).

Se contesta en inquilinosdelespejo@gmail.com

Si es que a alguien le interesa...

ACERTIJOS PARA PENSADORES


1.- Remedios Vega vive en una residencia de ancianos. Debe salir de allí a toda costa. La separan de la libertad dos puertas: si sale por una de ellas morirá. Si escoge la otra podrá salir de la residencia. Las puertas están custodiadas por dos celadores. Remedios, la dulce anciana protagonista de “Los mecanismos del amor”, sabe que uno de ellos siempre dice la verdad y el otro siempre miente. Para elegir la puerta por la que pasará solo puede hacer una pregunta a uno solo de los celadores.
¿Con qué pregunta se salvará?


2.- Laura, la pollera de “La Rusa”, ha cortado doce alitas de pollo exactamente iguales. Cuando su madre llega para recoger el pedido que deben entregar a una de sus clientas más desagradables, les echa un vistazo y, con odio mal disimulado, le espeta:

- Laura, hija, pareces tonta. Una de esas alitas pesa más que las otras. Pésalas de nuevo y sustituye la que no sirve. Sólo puedes pesarlas tres veces, ya sabes lo que cuesta la luz. Si no averiguas cuál es…

Laura sabe perfectamente que las consecuencias de un error serán desastrosas 
¿Qué debe hacer para encontrar la alita más gorda con solo tres pesadas?


3.- Jonathan, el novio de Noemí en Melodía en Verde, ha prometido a su chica que la llevará al restaurante más caro de la ciudad para celebrar su aniversario. Sin embargo, Noemí debe pasar primero una prueba.
- Cariño, no me tomes el pelo otra vez. Siempre haces trampa.

Jonathan sonríe con picardía y le entrega una caja en la que ha metido 9 bolas de color negro.

- Tienes que sacar la bola blanca ¡Y sin mirar!

Unos segundos después, Noemí pasa la prueba y Jonathan la lleva a cenar ¿Cómo lo ha conseguido si todas las bolas eran negras?


4.- Pablo, el científico español que fue enviado a la Unión Soviética durante la Guerra Civil Española, es capturado por la KGB. En su línea de dureza extrema, los agentes le dicen lo siguiente:
- Si dices una mentira te matamos lentamente y si dices una verdad te matamos rápidamente.
Pero Pablo no es tonto. No en vano ha sobrevivido a un orfanato atroz y a algunas experiencias poco comunes ¿Que única frase posible dice para que no lo maten?





5.- Mientras elabora su plan para evitar al ejército de zombies que han asolado su pueblo, el protagonista de “Hasta que crezca” da vueltas y más vueltas a la siguiente pregunta: ¿Cómo hacemos para que a veinte, agregándole uno, nos dé diecinueve?








6.- Alexander, el vampiro que se ha erigido en dirigente supremo de la comunidad vampírica de Londres, se entretiene en plantear preguntas absurdas a quienes van a pedirle auxilio o consejo. Mercedes, la enviada española de Lydia, contestó sin inmutarse a la siguiente:

Si 5 gatos cazan 5 ratones en 5 minutos, ¿Cuantos gatos cazaran 100 ratones en 100 minutos?

Si se hubiera equivocado, el final del relato habría sido uno muy distinto…





7.- Amparo es una niña de colegio. No debe de tener más de nueve años, pero es espabilada. Por eso se las arregló para quitar de su puesto de jefe al imbécil de Cambón, un compañero de clase regordete y poco amigo del jabón que desde entonces la acosa sin mucho éxito. En su clase de ciencias naturales el profesor les ha hecho esta pregunta: Un oso camina 10 Km. hacia el sur, 10 hacia el este y 10 hacia el norte, volviendo al punto del que partio. ¿De que color es el oso?
Quizá sea porque, además de Cambón, hay algunos monstruos mucho más peligrosos que la esperan tras las esquinas, pero Amparo no da con la respuesta ¿Puedes ayudarla?




8. Las dos hermanas de El Fiordo no se llevan bien. Lo ocultan con cierta habilidad, pero no son muy buenas. De pequeñas, una de ellas procuraba que la otra se sintiese estúpida, fea, inadecuada, pequeña… Para ello utilizaba todos los métodos posibles. En una ocasión le planteó este acertijo: Tenemos dos latas llenas de agua y un gran recipiente vacío. ¿Hay alguna manera de poner toda el agua dentro del recipiente grande de manera que luego se pueda distinguir que agua salió de cada lata?
Pero su hermana era mucho más lista de lo que Elena sospechaba y encontró la respuesta ¿Cuál es?




9.- La becaria de “A las dos serán las tres” es una jovencita sexy y divertida. Por eso el marido protagonista no duda ni un instante cuando se le presenta la oportunidad. Mientras acaricia sus muslos firmes y tersos que le recuerdan la suavidad de la piel de un melocotón maduro le pregunta ¿Cuántos melocotones serías capaz de comerte en ayunas? La chica, que además de atractiva y simpática, derrocha ingenio, le dio una respuesta ¿Cuál es la tuya?

10 .- Albert es viajante de comercio en el medio oeste americano. A veces viaja por el sur y se siente abrumado por el calor, el paisaje y la escasez de acontecimientos de su vida. En una ocasión, mientras conducía por una zona especialmente árida, deshidratado hasta casi la muerte, paró el coche en un bar de carretera.
Se trataba de un lugar típico, con sus sofás de polipiel, sus camareras ajadas en minifalda y todo lo demás. Se sentó, pidió un vaso de agua y la mujer de la bandeja, ofendida, sacó un arma de nadie sabe dónde y le apuntó directamente a la cabeza.
Feliz, Albert le sonrió, le dio las gracias y continuó su camino.
¿Por qué haría una cosa así?

_________________________________________________________________________


ACERTIJOS EXPRÉS

     1.-  ¿Tiene nombre el vampiro del puente? ¿Cuál es?


     2.- ¿Donde quiere hacer fotografías Alicia?


     3.- ¿Cuántos verdes hay en "Melodía en verde"? ¿Cuáles son?
4.- ¿Que comparten el monstruo y Amparo?


5.-  ¿Qué huele a fresas y frutas del bosque?


6.-  ¿Cuál es el mote, un poco cruel, con el que Rose llama a Albert?


7.-  ¿Qué se supone estaba enterrado en el islote?



8.-  ¿Qué da más miedo que una montaña rusa?


9.-  ¿Qué parecen palos de helado?


10.-  ¿Qué efecto tiene el ajo en el vampiro?
___________________________________________________________



read more "Concursos... "
 
Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

POR CORREO